Mayor sorprendente de Abril

 

Arnolfo “Quicho” Peralta, 85 años

 

 

 

En 1977 cerró el ramal del Ferrocarril Roca que llegaba a Pipinas. En 2001 producto de la crisis, cerró la Cementera Corcemar que desde la década del 30´ daba trabajo a la gente de la zona. Dos hitos que marcaron el desarrollo de esta localidad de menos de 1000 habitantes.


En este pequeño universo, personas con gran voluntad y entusiasmo no bajaron los brazos y se enredaron en un contrapunto con la historia para mantener la actividad de la zona a través de la cultura. Uno de sos ejemplos es Arnolfo -Quicho- Peralta que escribe poesía gauchesca, fundó una radio, y es un entusiasta impulsor de instituciones intermedias


“Quicho” es un cabal exponente de Pipinas, que vivió intensamente los cambios del siglo XX. Pasó de trabajador rural a trabajador industrial, empleado en la Cementera Corcemar que pasó a manos del grupo Loma Negra en 1991. Allí trabajó durante 30 años, pero ese status de trabajador industrial no pudo borrar su pasión por las cosas del campo. Hacedor de poesía gauchesca, siguió esa veta hasta convertirse en un payador de ley. Llevó sus versos, acompañado de su guitarra, a contrapuntos del otro lado del Río, con payadores uruguayos, entre los que ganó un gran respeto.


“Quicho” Peralta tiene 85 años y el fuego de la juventud para hacer cosas. El año pasado estuvo firmando ejemplares de su última obra en la Feria del Libro, y todos los días cuando cruza la calle desde su casa, y recorre el sendero de la plaza del Pueblo que lleva su nombre, piensa nuevos proyectos.

 

Ver Mayor Sorprendente de:

 

Enero

 

 

Febrero

 

 

Marzo

 

 

 

 

 

 

Movete Buenos Aires Verano

En San Miguel

 

 

 

 

 

Quicho, en el Sendero de la Plaza que lleva su nombre