05-05-2020

 

 

Carta del Presidente del IPS, Eduardo Santin, al Frente de Unidad Docente (AMET-FEB-SADOP-SUTEBA-UDOCBA)


 

Ante las inquietudes presentadas por los gremios, el IPS desea dejar constancia de que trabajadores y funcionarios de la Provincia de Buenos Aires nos encontramos en el mismo camino de defensa de un sistema previsional público, de reparto y solidario.


La firma del convenio entre nuestro gobernador y la ANSES realizada en días pasados, y como surge de la lectura del mismo, no esconde ningún fantasma de armonización, sino todo lo contrario, es el reclamo de recursos que son de los bonaerenses y que administra el sistema nacional.


El IPS ha sido una caja equilibrada a lo largo de 25 años, que supo demostrar que se pueden pagar prestaciones que permiten mantener un nivel de vida como trabajador pasivo similar al que se tenía cuando se era un trabajador activo.


Este modelo exitoso, administrado y gestionado por el Estado Provincial, fue devastado en la gestión anterior, con el fin de llevarlo a una condición de inviabilidad.


Entre 2015 y 2019, no solo no se hicieron las adecuaciones que el sistema necesitaba, sino que maliciosamente se congelaron las vacantes, impidiendo que se avanzara con la carrera administrativa; se promovió la contratación en el empleo público provincial y municipal bajo la figura del monotributo que aporta al sistema nacional, y por lo tanto, además de precarizar el trabajo, desfinanciaba la caja provincial. Como si eso fuera poco, se hizo circular un proyecto de reforma de la ley del IPS que hacía perder a los trabajadores sus conquistas, generando una avalancha de jubilaciones frente al pánico de perder esos derechos.


Eso trajo como consecuencia que pasáramos de una relación activo pasivo de 3.47 en el 2015 a 2.57 en el 2019, con el consiguiente desequilibrio entre los ingresos y los egresos.


Por último, se liquidaron entre el 2016 y el 2019 todas las letras previsionales que poseía el IPS por un valor de $14.374.434.852,62, que aportaban $2.000 millones en carácter de intereses. El resultado final del 2019 fue más de $20.000 millones de déficit.


Con este panorama nos hemos hecho cargo del Instituto con el objetivo de devolverlo a su equilibrio y darle tranquilidad no solo a nuestros beneficiarios, sino a los trabajadores, que a futuro, van a tener un sistema en sustentable que le garantice una vida pasiva sin sobresaltos.


El Régimen de Asistencia Financiera aprobado en el Decreto 730/18, que pretende saldar las asimetrías existentes entre aquellos sistemas previsionales que fueron transferidos al régimen nacional y aquellos que no lo han sido, sin pretender una homologación entre ellos, reza en el artículo 2 de la mencionada norma la eliminación de los mecanismos de penalización por no armonización, desestimando incentivos para amalgamar dichos sistemas.


En otras palabras, esta situación nos permite reclamar la diferencia que existiría entre nuestro sistema previsional y el sistema nacional, sin tener que modificar los derechos adquiridos. Por esa razón nos comprometimos con la ANSES a entregarle la información necesaria para poder reclamar los recursos que nos corresponden. Porque justamente, para defender nuestro sistema se hace necesario contar con recursos e ir devolviéndole el equilibrio.


Ratificamos nuestro compromiso con la defensa de un régimen público, solidario, de reparto y que no abandone las importantes conquista como son las

edades jubilatorias o la fórmula de cálculo de las prestaciones.


Los saluda atentamente

 

Eduardo Santin
Presidente del Instituto de Previsión Social